Premios Morosoli 2018

En el interior no hay otra igual, y en Montevideo tampoco.

La fiesta de entrega de los premios Morosoli que se cumplió en la noche del pasado sábado en Minas es francamente la única ocasión que en un solo acto se reconoce el trabajo en pro de la cultura en sentido amplio, antropológico, desde el arte y las letras hasta la ciencia, la tecnología, el periodismo, el diseño de modas o el agro. En el Teatro Lavalleja colmado en su platea y palcos, fueron entregadas 40 estatuillas y siete medallas.

Durante la apertura del evento académico, creado y organizado por la Fundación Lolita Rubial, su secretario ejecutivo Gustavo Guadalupe destacó la importancia de continuar promoviendo la educación, la innovación y la investigación en todos sus campos como elementos imprescindibles para crear el Uruguay del futuro.

"Estamos asistiendo a nivel mundial a la cuarta revolución científico tecnológica que tiene carácter planetario. Esta revolución va a generar, como las anteriores, cambios que van a ser muy vertiginosos, algunos de los cuales ya hoy podemos palpar. Y a modo de ejemplo, la industria frigorífica que hace 30 o 40 años ocupaba en el país a miles de personas, ocupa hoy mucho menos personal que la industria del software, una industria nueva en la cual el haber adquirido conocimiento es fundamental para ello", afirmó el doctor Guadalupe al referirse a la inminente y ya en marcha reconversión laboral, imprescindible para muchas personas hasta ahora ocupadas en funciones que se extinguen y las dejan sin trabajo.

En representación de la Dirección Nacional de Cultura del Ministerio de Educación, Liliana Viana expresó que a nivel oficial se valora "fehacientemente el aporte de los Premios Morosoli a la consolidación del Uruguay cultural, al destaque de la innovación y el conocimiento como motores para el desarrollo de nuestro país".

La intendenta de Lavalleja Adriana Peña, al dar la bienvenida a los presentes les dijo con tono entusiasta: "Son ustedes los que hacen la diferencia entre un Uruguay que se estanca y un Uruguay que avanza. Ustedes son los que hacen que avance".

En la vigesimocuarta edición de los Morosoli, el oro este año correspondió al área de la literatura y fue para Mario Delgado Aparaín, quien confesó, a pesar de haber nacido en Florida en 1949, que Minas ha sido para él una fuente de inspiración, al punto que el 90 por ciento de los personajes que deambulan por sus textos son de esos pagos, "verdaderos escenarios de narración".

Entre muchos más premios, hubo Morosoli de plata para Alfredo Fressia, en poesía, Hugo Burel en narrativa, Fernando Condon en música culta, Larbanois & Carrero en música popular y Popo Romano en música urbana.

En el área agropecuaria se galardonó a los ingenieros Carlos Mas y Carina Barbagelata. En ciencia y tecnología, a los doctores Pablo Zunino y Franklin Riet. La editorial Yaugurú se llevó una de las distinciones institucionales mientras que Ricardo Piñeyrúa y Tomer Urwicz fueron los periodistas laureados en la jornada.

Fuente: EL PAIS Fotos: IDL

Lock full review www.8betting.co.uk 888 Bookmaker

VIDEOS COMPARTIDOS