Producción de cemento no consigue reducir pérdidas

La división de fabricación de cemento de Ancap tiene que comprarle el producto a su competencia local para cumplir con sus clientes, sus costos de producción equivalen al doble de los que enfrentan esos competidores y tendrá pérdidas este año por alrededor de US$ 25 millones que se sumarán a los alrededor de US$ 200 millones que ha perdido durante la última década y media.

 

El año pasado esa división había perdido US$ 27 millones.

A este panorama se suma que el 40% de su personal está tercerizado y que la planta de Paysandú cerrará este año con solamente 250 días de funcionamiento y menos producción.

Las autoridades de Ancap estuvieron ayer en la comisión de Industria de la Cámara de Representantes convocadas por el diputado colorado Walter Verri para hablar de la situación de esta actividad que lleva décadas arrojando pérdidas, y pidieron tiempo para poder ser más específicos respecto a las posibles soluciones porque, explicaron, se está buscando una alianza estratégica con respecto a la cual se espera tener definiciones en 90 días.

En noviembre Ancap firmó un acuerdo con la empresa Cimsa S.A., propiedad de los futbolistas Diego Godín y Diego Lugano, para estudiar la posibilidad de generar una alianza para mejorar las posibilidades de colocación del cemento Ancap fuera de fronteras. El sindicato de Ancap ha cuestionado a Cimsa (Cementos Charrúa) porque, sostiene, realiza importaciones por debajo de los costos de producción, lo que supone una práctica de "dumping" que perjudicaría a Ancap. La principal competencia local de Ancap es la Compañía Uruguaya de Cemento Pórtland, de capitales españoles, que fabrica el cemento marca "Artigas" en Lavalleja, muy cerca de donde tiene su planta el ente, a pocos kilómetros de Minas.

El sindicato de Ancap ha realizado varios paros contra el posible cierre de las plantas de cemento.

Verri dijo a El País que tras la comparecencia se quedó "con mucha preocupación y más dudas que certezas", y que no se sabe si se instalará un nuevo horno para la planta de Paysandú que se adquirió hace dos años y que desde entonces está guardado en contenedores. Puede ser que el equipamiento ya no esté en buenas condiciones y se hayan vencido sus garantías, advirtió. El horno costó US$ 80 millones e instalarlo requeriría US$ 100 millones adicionales. La ministra de Industria, Carolina Cosse, dijo en el Parlamento este mes que la realización de nuevas inversiones en cemento no están presupuestadas, aunque aseguró que no está en los planes del gobierno el cierre de las fábricas.

"No se ha avanzado demasiado. Producimos caro y estamos fuera de precio. Los costos de producción duplican los de la competencia y los de importación. En la planta de Minas, además, se pasó del sistema de producción húmedo al semi- húmedo en vez de pasar al seco que es el que se usa en el mundo y el sistema de molido quedó obsoleto", dijo Verri.

El legislador colorado dijo además que el 40% del personal de la división cemento es "tercerizado" y percibe casi el doble que la plantilla de Ancap. En la planta de Paysandú, la más grande de las dos que tiene Ancap, trabajan 301 personas, de las cuales 175 integran la plantilla de Ancap, en tanto que en la de Minas de los 245 trabajadores, 138 son empleados de la empresa pública, detalló Verri.

La planta de Paysandú en 2015 produjo 149.000 toneladas y este año no pasará de 140.000. "No se puede hablar de un mercado externo si no tenemos producción para abastecer el interno", advirtió Verri. Las autoridades de Ancap reconocieron la necesidad de conseguir nuevos mercados y de modificar la organización del trabajo.

El diputado blanco Pablo Abdala recordó que el año pasado Ancap perdió US$ 27 millones con la fabricación de cemento, y comentó que "cuando yo era director de Ancap las pérdidas eran US$ 5 millones anuales y ya era un escándalo".

Ancap encargó un informe técnico que debería estar terminado a fines de año con posibles alternativas para revertir las cuantiosas pérdidas.

El ente ha invertido en el cemento más de US$ 250 millones. Pese a ello, entre 2005 y 2009 la división de cemento acumuló pérdidas de US$ 60 millones, y entre 2010 y 2014 el rojo trepó a US$ 120 millones. El actual directorio de Ancap ha intentado mejorar la situación con cambios gerenciales.

El director blanco de Ancap, Diego Labat, dijo a El País que en su actual situación no es viable encontrar un comprador para la división de cemento.

Ancap dice que bajó su deuda financiera.

Las autoridades de Ancap aseguraron ayer en la comisión de Industria de la Cámara de Representantes que han logrado abatir el endeudamiento financiero de la empresa de US$ 1.500 millones a US$ 900 millones, aunque también reconocieron que le pidieron en agosto pasado a su subsidiaria Ducsa (que distribuye combustibles) que adelantara el 30% de sus utilidades de este año (unos $ 117 millones).

En 2015 la empresa dio pérdidas por US$ 198 millones, de los cuales US$ 27 millones correspondieron al cemento.

La presidenta de Ancap, Marta Jara, adujo en la reunión que es normal el anticipo de transferencias, pero el diputado blanco Pablo Abdala señaló que, de todas formas, el hecho implica que Ancap tiene "ansiedad" por conseguir recursos. Y consideró que no está claro que se haya abatido el endeudamiento global de la empresa pública.

En la reunión, las autoridades de Ancap dijeron que van a bajar al mínimo legal el porcentaje al que se deben mezclar las naftas y el gasoil con biocombustibles como forma de bajar los costos de Alcoholes del Uruguay (Alur) que, según admitieron, seguirá estando subsidiada y que ha recibido recursos (a través de garantías y capitalizaciones que no tuvieron retorno) por US$ 200 millones.

El costo de subsidiar Alur equivale a $ 2 en el precio del litro de nafta y a casi $ 1 en el caso del gasoil, dijo Abdala. En el caso de la nafta se bajará el porcentaje de mezcla de 10% a 5%."No hay definiciones nítidas sobre Alur".

El director de Ancap, Juan Carlos Herrera, informó a los legisladores que la intención de Alur es que la superficie de caña de azúcar plantada cerca de Bella Unión siga siendo de 7.000 hectáreas.

JUAN PABLO CORREA - EL PAIS

Lock full review www.8betting.co.uk 888 Bookmaker